8 de octubre de 2012

Tristeza - Giachero Germán Enrique



3º Concurso Internacional de Poesía y Narrativa
EL MENSÚ EDICIONES 2012



5º ORDEN DE MÉRITO:
Tristeza
Giachero Germán Enrique
Villa María (Córdoba)

Señores,
acabo de declarar oficialmente mi estado de tristeza.

Oigan bien, porque no se trata de un decreto de necesidad y urgencia,
ni de una decisión improvisada y a los apurones.

Todo lo contrario.

Es producto de una determinación meditada,
más que de un febril arrebato.

Escribas, procuradores, secretarios, tomen nota.

Visto que no puedo negarla más y que sería inútil hacerlo.
Que cuanto más quiero desprenderme de ella, quitarle la mirada,
aborrecerla, escupirla, desterrarla para siempre
y sepultarla con mis temores y vacilaciones,
más se empeña en estrujarme las tripas, en destrozarme el corazón,
en agitar lágrimas hasta el naufragio, en partirme el alma.

Considerando que debo asumir la derrota para poder vencerla.
Que debo tener la osadía para presentarla en sociedad
y soportar la humillación pública de los ajenos y las condolencias de los propios, cuando mis ojos o mis labios la desnuden ante ellos.

Que debo abrazarla con suma valentía para que se pasee
como gran dama entre los pocos restos
que aún quedan en pie de mi dolorida humanidad.
Para que se haga carne en mis huesos,
parásito en mis intestinos,
infarto en mi pecho.

Para que cuando, confiada en su faena,
finalmente me proclame como muerto en cuerpo y alma.
Y para que una vez coronada con laureles
y embriagada por el elixir de la victoria,
sin sospechar siquiera que también es su fin,
se marche para siempre
con este cadáver en vida.

Con este espíritu mutilado
que ya no tiene nada más que perder
que los despojos de una tristeza
que parecía infinita y se creía invencible.

Pero que acabará sus días,
aturdida por el impulso de la vida
y rendida ante el poder de una sonrisa.

No sé cuánto tiempo más llevará,
pero sé que será pronto.

Me declaro en estado de tristeza,
hasta que la vida me separe de ella.

Difúndase, publíquese y archívese.